Especial atención requiere el paciente diabético, pues debe revisarse obligatoriamente cada año para descartar la retinopatía diabética, principal causa de ceguera actualmente. Existen tratamientos para frenar el proceso retiniano y mejorar el pronóstico visual.